Mostrando entradas con la etiqueta Monchi. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Monchi. Mostrar todas las entradas

18 de septiembre de 2014

Ascenso para Monchi, que se iguala con José María Cruz; ya no se sabrán sus emolumentos

Monchi no es consejero del Sevilla desde ayer, pero el club anunció que lo ascendía de cargo. No se precisa en la información oficial si conlleva un aumento de sueldo. "Monchi ha pasado a ser ahora director general deportivo del Sevilla (antes era subdirector). Se dibuja un nuevo panorama en el organigrama del Sevilla, en el que José María Cruz es el director general y Monchi, director general del área deportiva. Desparecen las subdirecciones generales. A efectos de gestión, Monchi mantiene con su cargo las mismas atribuciones que hasta ahora". Lo curioso es que siendo ambos consejeros era obligación del club dar a conocer la cantidades devengadas cada ejercicio en la Junta de Accionistas y, al renunciar, dejarán de hacerse públicas. El único consejero con sueldo pasa a ser el hijo de Del Nido, José María junior.

17 de septiembre de 2014

Monchi renuncia al cargo de consejero



Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, presenta la dimisión como miembro del consejo de administración del club, cargo que ostentaba desde el 23 de julio de 2008. La sociedad, presidida entonces por José María del Nido, nombró al de San Fernando con un doble objetivo: "Hacer partícipe del órgano ejecutivo de mayor rango de la entidad al máximo responsable de la parcela deportiva y premiar la exitosa dedicación y labor de los últimos años". Algo más de seis años ha permanecido como consejero. Monchi continuará siendo subdirector general deportivo del Sevilla.

15 de julio de 2014

Promoesport... qué

Cómo medir la reputación en el fútbol. Quién pone el listón. Dónde empieza la ética del negocio. Y, lo más importante, a quién le importa cuando un equipo funciona. Cuántos Jordi Cases conoce. La denuncia por el contrato de Neymar ya hemos visto lo que puede provocar, pero en un club de fútbol, no en una sociedad anónima. Y, por supuesto, quien se complica la vida de esa forma o quién puede hacerlo. En el Sevilla huele mal que los tres primeros fichajes lleguen bajo el manto de la misma empresa de representación y que un hijo de Del Nido trabaje en ella, mientras otro es vicepresidente, nada más y nada menos. Estos periodistas quisquillosos dejan la duda sobre operaciones sin entrar a valorar si son buenos o malos los futbolistas. Denis, Aleix e Iago no disgustan a nadie por separado. ¿Por qué juntos sí? El caso es que el apellido del abogado se continúa vinculando al Sevilla y a la corrupción, incluso con el ex presidente entre rejas. La limpieza del club se pone en entredicho y, además, se señalan tanto los "renovados" métodos de Castro -Cruz sigue en la casa o ha vuelto, recuerden- como la metodología de la dirección deportiva en la elección de primeras opciones. Quizá sea solo casualidad. También olía mal el traspaso de Rusescu por esta fecha y mira cómo resultó. No estaría de más cuidar estas minucias, sobre todo si se desea reflejar un golpe de timón a la hora de gestionar la entidad. Pero ya digo que a quién le importa quien se lleve una comisión si llegan los goles. A mí ya no.

18 de febrero de 2013

¿Salvará Emery a Monchi?

En condiciones normales ya habría sido despedido. Sin contemplaciones. Ese especial vínculo con el presidente, en cambio, le ha dado varias vidas extra en el Sevilla. Sí, inexplicable para mí. El mejor director deportivo de la historia del club ha rozado también lo ridículo, más de una y de dos veces. Sus últimas planificaciones son horrendas. Porque planificar no sólo es dar bajas y fichar, es hacerlo con cabeza y ha habido errores groseros que han costado muchos millones. Resulta, sin embargo, con toda la carga crítica anterior, que haciendo un análisis de los fichajes de esta temporada, lo que va de ella, el porcentaje de acierto no es malo. Todo lo contrario. Eso sí, todo queda en entredicho porque la primera elección fue nefasta: Míchel. Su renovación duele aún sólo con recordarla. Luego, llegó Diego López. Mejor o peor considerado en verano, hay que reconocer el acierto con su sustituto: Beto. Encima, el portugués se puede quedar en Nervión por cuatro veces menos de lo que costó el gallego. Operación redonda.
Rabello casi sin jugar con el primer equipo ha doblado su valor. Costó 500.000 euros y según Transfermarkt, la web referencia de valoración de futbolistas, tiene hoy un precio de un millón. Se ha revalorizado en el sudamericano sub 20 hasta el punto de despertar el interés de clubes italianos. Tiene 18 años y, aunque ahora le tape Stevanovic (otro error de planificación), su futuro es esperanzador. Maduro llegó libre. No costó un duro y, aunque es discutible su rendimiento, la web mencionada anteriormente lo cifra en 3 millones (para mí no los vale ni de lejos). Kondogbia tiene 20 años y va a más cada jornada. Costó 3 millones, de los que el Sevilla paga 1,5 millones a partir de 2015, y su precio asciende ya a 5 "kilos". Cicinho también ha doblado su valor, 4 millones, y su rendimiento ha sido de lo más destacado. Botía, seis millones, y Stevanovic, dos millones, no entran en la consideración de aciertos, desde luego por ahora, pero el mercado dice que también valen más de lo que costaron. Conclusión: si Emery obra el milagro el miércoles 27, Monchi seguirá siendo un fenómeno. Sobre todo por apostar por el vasco y a pesar de aficionados como yo, que no tenemos ni zorra idea de todo esto y sólo recordamos al Sevilla grande, al incomparable Sevilla de Juande Ramos, claro. A ver si al final Doyen no es tan malo... (yo creo que sí lo es).    

4 de junio de 2012

Maduro llega libre

El Sevilla ha anunciado el fichaje de Maduro, polivalente futbolista que terminaba contrato con el Valencia. El holandés llega mañana a la capital y firmará un contrato por tres temporadas. Cuando un director deportivo ha de salir al paso del fichaje para decir que "no es un desecho", malo. 

22 de mayo de 2012

Monchi sorprende con Diego López

El Sevilla ha cerrado el fichaje del portero del Villarreal, Diego López, uno de los mejores guardametas del campeonato español por el que pagará 3,5 millones de euros. El arquero gallego, de 30 años de edad, ha firmado por cinco campañas. Palop, el ídolo, ya debe saber de forma oficial que los técnicos lo quieren fuera del vestuario pese a restarle un año.


20 de mayo de 2012

Cinco fichajes más y una lista negra en la que aparecen Palop y Escudé


Un portero, un lateral derecho, dos centrales y un medio defensivo, más Javi Hervás y Rabello, ya fichados. Son las líneas maestras del planning de los técnicos. La plantilla seguirá siendo corta y, pese al pobre bagaje ofensivo, no se apostará por un delantero tras la marcha de Kanouté. Míchel se decantará por el 4-3-3. Éstas son las conclusiones de la reunión que mantuvieron los técnicos el pasado viernes.
Del Nido y Monchi han redactado una lista negra en la que aparecen Palop, Escudé y Spahic junto a los cedidos (Romaric, Alexis, Acosta y casi seguro Bernardo). La lapidaria frase «la losa de los inigualables éxitos conseguidos está pesando mucho y debemos olvidarnos ya de ese Sevilla» se tomará al pie de la letra. Sólo Jesús Navas sobrevivirá a la limpia. Las fichas de Palop –se reprocha falta de implicación– y Escudé no son asumibles por rendimiento.
En la situación económica actual, Monchi no prevé grandes ventas. De hecho, se cuenta con que no saldrán ni Navas, ni Negredo, ni Perotti ni Medel. Míchel lo agradecería, pero el mercado dirá.




16 de mayo de 2012

Y de premio a Monchi y Vizcaíno, un ascenso

José María Cruz se va. Era uno de los cuatro pilares básicos del Sevilla. Hace un tiempo, insustituible. Hoy, amortizable. Su trabajo en la sombra siempre se ha destacado. Tímido, prudente y reservado, rozando la mala educación a veces y otras la arrogancia, su misión ha sido frenar en muchas ocasiones al presidente. Dicen que abogaba por aplicar un plan de ajuste bestial para salvar las cuentas, vender tres estrellas y frenar la caída de ingresos que la doble crisis (la económica que a todos afecta y la deportiva propinada por la incompetencia que le rodeaba) ha provocado. Su propuesta sigue sobre la mesa. No se ejecutará como tal. Era algo así como "Adiós al Sevilla poderoso, hola al Sevilla mercantil". Todo lógico desde su prisma. Éste no es que sea el motivo de su salida, aunque influye. Cruz tampoco quiere ser presidente. Tiene dignidad. La situación judicial de Del Nido ha terminado por incomodarlo. Quiere cambiar de aires. Fenomenal. Se le agradecerán los servicios hasta que la revisión que otros hagan de las cuentas de los ejercicios pasados no digan otra cosa. Nadie duda de su sevillismo viniendo de donde viene.
En horas se anunciará cómo se decide cubrir una baja tan sensible. Del Nido tenía dos opciones. La primera, la que realizaría un dirigente inteligente y sin nada que ocultar, un presidente impoluto, buscar el mejor relevo posible en el mercado. Tiempo ha tenido para encontrarlo en su entorno o fuera de él. Cuestión de profesionalismo, el primer mandamiento en 2002. La segunda opción, la elegida, es cerrar aún más el círculo, elevar el caché de los tres "supermagníficos" y "premiar" la trayectoria servicial de los últimos años. ¿Cómo? Repartiendo las tareas encomendadas a Cruz entre Monchi y Vizcaíno. El dueño del cortijo, como adelanta Diario de Sevilla, asciende también a uno de sus hijos: Miguel Ángel. Éste trabaja cobra desde hace tiempo ya del club. El otro, José María, sólo da para vicesecretario del consejo. La información de Jesús Alba especifica que Vizcaíno pasará de subdirector a director de gestión. Un reconocimiento a los "logros" del pasado año (camisetas, campaña de abonados, patrocinador...). Quizá Monchi también eleve su estatus a "director", aunque dado que vive un momento de deterioro de su imagen -un incidente con miembros de la peña la escalera ha sido lo último que así lo atestigua, por mucho que luego se disculpase-, se opte por ocultar este "ascenso" inmerecido a todas luces. Con el tiempo, y si no ocultan los datos en la Junta de Accionista, se sabrá cómo se reparten oficialmente los cincuenta millones de pesetas que tenía en nómina Cruz. Un dato casi irrelevante, porque quién se cree que Del Nido, abogado inhabilitado y constructor en tiempos de crisis, viva de sus otros negocios. Hace mucho que el negocio principal del presidente es el Sevilla.
Mención aparte, quizá la más llamativa para el aficionado, merece la decisión de renovar a Míchel. Fede Quintero ya lo anuncia hoy en Marca. Era casi una obviedad tras escucharlo el lunes de la pasada semana. Como dicen los periodistas, "lo sabe todo" y el primero. No es casualidad. Que Míchel siga entrenando al Sevilla dice mucho: significa que admiten que la plantilla no da para más, que se han equivocado muchísimo y que no saben quién sería capaz de reflotar la nave. Desde hoy, la estrategia del Sevilla ha cambiado: ya no se toman las decisiones por los resultados. Manzano vio la luz tarde, elevó la voz después de ser ninguneado dos meses por los dirigentes -negociación con Bielsa- y lograr la quinta plaza no le sirvió de nada.  ¿Qué prima ahora? Y lo más importante: si durante la temporada no se pueden hacer balances, porque serían parciales, dónde están ahora los análisis públicos de los resultados deportivos. ¿Alguien va a dar la cara o nos seguirán estafando?

14 de mayo de 2012

"¡Míchel quédate, Míchel quédate!" gritan en el Benito Villamarín (1-1)

Terminó la Liga, esta desastrosa Liga por el barrio de Nervión, y ya se puede decir fuerte: Míchel ha salvado al Sevilla del descenso. Todo un héroe que ha ganado ¡casi! la mitad de los diecisiete partidos que ha disputado. Cogió a un equipo muerto y lo hizo reaccionar hasta rozar la zona europea. Y eso que desde su llegada sólo tuvo dificultades, empezando por la misión casi imposible de hacer olvidar a «Mr. Marcelino». Una plaga de lesiones como no se recuerda en un equipo de Primera, una prensa que le ha faltado al respeto una y otra vez y un potente eterno rival al que era difícil hacer sombra fueron otras de las zancadillas que ha logrado esquivar. A pesar de eso, noveno al final.
Hay mucho más. El ex entrenador del Getafe ha relanzado la carrera de Jesús Navas –al parecer agotada– y colocado a Negredo en la rampa de lanzamiento a la Eurocopa teniéndolo siempre motivado y concienciado para los momentos decisivos; ha exprimido como nadie habría podido la última etapa como futbolista de un tal Kanouté, mejorado el rendimiento de futbolistas de medio pelo e impuesto una severa disciplina en el vestuario; si todo eso no fuera suficiente, el preparador formado para los banquillos en el Castilla ha apostado claramente por la cantera, abriendo paso a un ramillete de futuras estrellas, y exigido al presidente una autonomía absoluta desde el primer día. Él o quien le sustituya tiene medio camino recorrido para recuperar al Sevilla campeón. Normal, por tanto, que Del Nido se plantee su renovación, recele de Joaquín Caparrós y vea a Quique Sánchez Flores, el amigo de Monchi, como una opción arriesgada.
¿Revolución? Para qué. En Cornellà-El Prat se vieron las virtudes de la plantilla confeccionada por el hoy director deportivo y quién sabe si algo más el día de mañana. El futuro esplendoroso que se dibuja desaconseja cambios drásticos. Quienes ven lo contrario...¡están locos! ¡Y lo bien que le sienta la corbata roja! ¡Y lo que viste al presidente decir que va a cenar y departir de fútbol con Míchel! ¿Demagogia? No, nada de eso. Miren al Villarreal de Lotina, eso sí que es una tragedia, y repasen los números, que con Manzano se encajaban más goles, tenía a los jugadores divididos y el quinto puesto fue una lotería.
Lástima que ayer se escaparan dos puntos de oro en Barcelona. Con ellos, Del Nido tendría otro argumento casi definitivo para dar continuidad a la línea marcada. Hasta que Coutinho igualó el gol de Negredo en la recta final del encuentro, las cifras del Sevilla de Míchel eran europeas: 26 puntos en 17 partidos. Sólo cinco equipos los han mejorado («Superjiménez», uno de ellos). Al final, en cambio, se quedaron en 24, suficientes para igualar la marca del eterno rival que pese a estar en concurso de acreedores ha llegado a estar líder de la categoría. Y algo importante también: el Sevilla de Míchel ha superado al de Bielsa.
No importa que el Sevilla haya retrocedido a los tiempos de Roberto Alés (50 puntos en la temporada 2002/03), bastará con un periodo de reflexión interna para sacar conclusiones. ¿Y los balances? Que esperen, que dentro de nada los fichajes permitirán ilusionar a la afición. Lo principal ahora es recordar que Frederic Kanouté disputó ayer sus últimos 20 minutos con la camiseta del Sevilla en partido oficial, aunque fuese un simulacro al que sólo le pusieran un poco de vergüenza torera Negredo, Rakitic y, sobre todo, Jesús Navas. ¡Ay como venga una oferta por el palaciego!

Publicado en La Razón de Sevilla





7 de mayo de 2012

Nuevas fichas, mismas manos

*¿Rodarán cabezas?
No faltarán días ni mejores momentos para agrandar la leyenda de Kanouté. Antes toca analizar el porqué del «fracaso mayúsculo» que supone para el Sevilla, según el propio Del Nido, haber quedado fuera de Europa y sus consecuencias a corto plazo. El presidente se ha jactado de aplicar un criterio empresarial al club, los números (económicos y deportivos) se han impuesto a los razonamientos futbolísticos desde aquella venta de José Antonio Reyes, y ahora, además de asumir la culpabilidad de todo, ha de depurar responsabilidades y pasar la factura correspondiente a cada departamento. ¿Lo hará? A medias.
*Una plantilla de 50 «kilos», el doble del presupuesto de 2002.
El desastre no es sólo deportivo sino financiero. Lo cual resultará peor a la larga. Con el cuarto mayor presupuesto de sus casi ciento siete años de historia, 92 millones de euros, el Sevilla acabará en mitad de la tabla en la Liga más mediocre –a tres puntos del sexto y a sólo nueve del descenso– y con el «logro» de haber eliminado al San Roque de Lepe en las competiciones por eliminatorias en las que participó, Copa y «Europa League». Un «flashback» a la campaña 2002-03, pero con una sobrevalorada plantilla cuyos ingresos duplican el presupuesto total del club hace ocho años (21,6 millones) y un futuro más que incierto. Peligroso.
*Una crisis en lo peor de la crisis económica mundial.
Los magníficos dirigentes, los «supermagníficos» que crearon el Sevilla campeón, han exprimido sus ideas. No hay más, sólo comprar boletos para la lotería. Los parches se agotaron a lo largo de los diez últimos meses. Trataron de frenar el desastre como en los dos últimos años y no lo consiguieron. Un entrenador, otro; un fichaje, otro y otro... Cambian las fichas pero las manejan las mismas manos. El premio: una crisis en lo peor de la crisis mundial. Estaban avisados.
* Redimensionar estructura y objetivos. Los 92 millones previstos en ingresos no serán tales a 30 de junio. La cifra descenderá en las cuentas definitivas para acercarse a los 80 «kilos» y el presupuesto 2012-13, como ya advirtió Del Nido que sucedería si el equipo no lograba clasificarse para Europa, se recortará en un 20% hasta rondar los 70 millones, cifra tope del club en ingresos ordinarios. Es decir, una vuelta al verano de 2005. Las soldadas que cobran hoy la mayoría, inasumibles. Toca vender activos, aunque ya no hay tantos. Navas, Negredo, Perotti, Fazio... (Medel ni siquiera es propiedad al 100% del club). El previsible descenso de socios («súbeme el carnet», cantó el estadio al unísono el sábado), la falta de un patrocinador potente y la bajada en ventas del «merchandising» contribuirán al empobrecimiento. La misión inmediata, por tanto, será redimensionar el club y los objetivos a corto plazo.
* Se busca director general y presidente suplente cuchara. Por lo que pueda pasar con el recurso al Tribunal Supremo del condenado (por malversación de fondos públicos), en el devaluado comité ejecutivo se trabaja en una nueva estrategia. La huida de José María Cruz deja libre el cargo de director general y el de delfín de Del Nido. Monchi habría optado en otras condiciones; hoy, con su crédito bajo mínimos y en el punto de mira por unas planificaciones esperpénticas –una simple cláusula en la cesión de Koné mantendría al equipo con opciones el domingo ante el Espanyol–, el director deportivo se esconde tras una incomprensible renovación por cinco años. La grada no pide su cabeza, la de Del Nido o la de Vizcaíno. Es más elegante. Pide que den un paso «motu proprio»: «limpieza en el palco y la plantilla». Sea como fuere, el verano deparará cambios de todo tipo.
* Míchel vs. Caparrós. El primero tiene claro que el problema no está en el banquillo. Míchel señala a los jugadores y por ende, más arriba, al club, a la patética planificación. Al segundo lo consideran muchos la «salvación». Craso error. La valentía no es la mayor virtud del utrerano y el noveno proyecto de Del Nido la requiere. Y aun así, el entrenador no será la decisión más difícil. Después de dar diecisiete bajas el verano pasado se exige otra revolución. No hay para tanto.

Publicado en La Razón de Sevilla

3 de mayo de 2012

El Sevilla será lo que el "clan de los calvos" quiera que sea (1-2)

Los ingresos ordinarios del Sevilla (tv, socios y patrocinios) dan para un presupuesto de 50 ó 60 millones de euros como mucho. Este año era de 90 "kilos". Pasará factura.  El milagro deportivo acabó. Hasta ahí, todo claro. He leído, oído y visto de todo en las últimas horas. Deduzco que a Del Nido le interesa que aparezca el nombre de Caparrós. Los periodistas comprados, y alguno que se cree amigo del utrerano -éste es capaz de vender a su madre-, nos bombardearán en las redes sociales y en sus medios. "Es la solución", aseguran. Se quedan y quedarán a medio camino de la crítica. Lo hacen y harán intencionadamente. No ven un Sevilla sin Del Nido ni quieren verlo, por lo que sea. Pero el Sevilla tiene más de cien años y los ciclos acaban igual que empiezan. Una década es mucho tiempo. Ocho años en Europa se verán como una barbaridad en el futuro. Los seis títulos nadie nos los quitará. Ni al aficionados ni a su gran artífice, el presidente. Pero seguir huyendo hacia adelante conduce a la nada.
La regeneración no empieza en el banquillo. No.
En el fútbol, a pesar de que Del Nido diga que el Sevilla funciona como una empresa, todo va muy lento. Un partido, noventa minutos, no son nada y lo son todo. Cuesta cambiar el chip. Me juego el cuello a que dirán ahora que el balance sigue siendo abrumador a favor del que han denominado los propios sevillistas como el "clan de los calvos". Dirán que una mala temporada la tiene cualquiera. Dirán que es la primera vez (falso) que no se cumplen los objetivos. Y pondrán ejemplos de otros clubes para taparse. Dirán lo que sea para agarrarse al asiento, para justificar lo injustificable, como esos cinco años de renovación, escondiendo una ristra de decisiones tomadas por el interés propio en vez del deportivo, que es el que a todos nos duele. Nos venderán un proyecto ilusionante, moverán dos nombres en el mercado y hasta puede que ganemos el Carranza. Más de lo mismo.
La descomposición, en cambio, se inició hace ya mucho. Ya se habla de los 7, 8 ó 9 fichajes que necesitará el próximo entrenador, de la "limpia" que requiere el vestuario, de recuperar la humildad, olvidarse de la soberbia. Muy bien, de acuerdo. ¿Cómo se hace eso cuando los que mandan son los mismos? Vamos a despedir a Kanouté el sábado, asumir que la historia nos ha brindado unos años maravillosos y que tendremos el Sevilla que el "clan de calvos" quiera.

31 de enero de 2012

El mundo de Monchi

Preguntas de Juan Manuel Ávila de una entrevista de SFCPeriódico al director deportivo. 
-¿Por qué un contrato de tan larga duración?
-Quiero aclarar de nuevo que yo tenía en su día un contrato indefinido que venía de la etapa de Roberto Alés y de la primera del presidente y cuando éste me propuso la vez anterior modificarlo yo ya decidí, para no dejar a nadie maniatado en el futuro acotar esa duración pasando de indefinido a uno de cinco años de duración, que vencía ahora. Ahora se ha producido una propuesta del presidente y una aceptación por mi parte, por no cambiar lo que había habido anteriormente.
-Entonces, la duración de cinco años tampoco ha sido una petición suya...
-No. La propuesta completa era así y yo ni la he discutido ni la he matizado, me he limitado a aceptarla. Cuanto más estabilidad se transmita, mejor.
-En su día declaró que su continuidad en el cargo la ligaba a la del presidente, ¿sigue pensando lo mismo pese a la larga duración de su nuevo contrato y la situación personal de José María del Nido?
-Sigo pensando que yo debo estar en el Sevilla más allá de lo que diga un contrato. Permaneceré  aquí mientras las personas que lo rijan estén contentas conmigo. Nunca utilizaré mi contrato como arma para agarrarme al puesto. No lo veo como un blindaje.
-¿Se pone nota?
-Es más justo y ecuánime que en mi parcela de entradas esperemos a final de temporada para hacer una
valoración.
-Coke...
-Es de los jugadores que van aportando cada vez más. Ha calado en el vestuario, tiene personalidad y dotes de mando.
-Spahic...
-Su rendimiento para mí está siendo notable. El equipo ha crecido mucho en defensa con su aportación.
-Manu...
-Puede dar mas... pero estamos satisfechos
-Trochowski...
-Tiene más fútbol del que ha mostrado. Estamos muy satisfechos con su adaptación.
-Guarente y De Mul...
-Tiberio ha sido pretendido por equipos de Italia y en el de Tom por un club de España de Segunda y algunos de fuera. Guarente viene de una lesión muy complicada y necesita un tiempo de regeneración
importante que aquí es complicado que lo tenga porque la propia competición te va comiendo. Pensábamos que era interesante que tuviera una salida para poder competir, pero a día de hoy no hemos encontrado el sitio adecuado para él y para nosotros.
-Alexis...
-Por parte del jugador su intención siempre ha sido la de seguir aquí. De equipos de Primera en España al menos cinco han preguntado por él, pero a todos les ha dicho que no. Su deseo es seguir y ganarse la confianza del entrenador y volver a ser útil. Es el jugador que más demanda ha tenido para salir y él es el que las ha rechazado.
-Marcelino...
-Si obviamos los resultados, el grado de satisfacción con el grado de implicación, el trabajo, la profesionalidad, la dedicación, es total. Cuando uno piensa en un entrenador intenta indagar todo lo posible, pero toda la información que teníamos al respecto ha sido superada por la realidad.

30 de enero de 2012

Si eres el culpable y te confiesas tan sevillista, ¡DI-MI-TE!

El subdirector general deportivo del Sevilla FC, Ramón Rodríguez 'Monchi', ha dicho hoy sobre la primera vuelta hecha por el conjunto que dirige Marcelino García Toral que "ahora no hay que buscar paños calientes", porque "estar el once en la tabla es motivo de preocupación para un equipo como el Sevilla".
Tras perder 2-1 en Málaga, el equipo sevillista lleva seis jornadas sin ganar, con dos puntos de dieciocho posibles, una pésima racha que empezó con tres derrotas seguidas en el campo del Levante (1-0), en casa contra el Real Madrid (2-6) y en Vallecas ante el Rayo (2-1), a las que siguieron dos empates con el Español (0-0) y el Betis (1-1).
El Sevilla no vence desde el 5 de diciembre (3-0 al Getafe), después de que en la jornada anterior también lo hiciera en Zaragoza (0-1), y antes ya estuvo cinco partidos sin ganar, entre la novena y la decimotercera jornadas.
Ahora, es undécimo con 26 puntos, a cinco del cuarto -último puesto para la Liga de Campeones-, a tres del sexto -que juega la Liga Europa (UEFA)- y a seis del descenso.
Ante esta situación, Monchi ha reconocido en rueda de prensa que ha "estado toda la noche sin dormir. La situación es mala, no es ni por asomo la esperada. Estamos por debajo de lo esperado. Es para estar preocupados y para buscar soluciones para remontar el vuelo", ha recalcado.
El director deportivo del Sevilla también ha indicado que él es "el máximo responsable de la situación actual", pero se ha mostrado seguro de que "el entrenador y los jugadores van a encontrar la solución".
Para el también consejero sevillista, "el equipo en defensa ha mejorado con respecto a la temporada pasada", por lo que cree que "hay problemas más importantes" que la supuesta debilidad atrás.
Monchi ha subrayado que el Sevilla debe "corregir su irregularidad, es una cuestión de ser constante", y ha añadido que anoche en Málaga "volvió a tropezar en la misma piedra, hay que conseguir que la regularidad sea algo normal".
Pese a la mala situación, el director deportivo ha señalado que "la confianza en el entrenador es la misma que había cuando se decidió contratarlo", aunque entiende que "Marcelino estará preocupado, pero ya mira al futuro con optimismo y pone sobre la mesa las posibles soluciones".
Por último, Monchi ha afirmado que "no hay ofertas por nadie", ni siquiera por el central Alexis Ruano, que sólo ha disputado un partido en los comienzos de esta temporada, y del que ha dicho que "jugará cuando el entrenador lo estime oportuno". EFE

23 de enero de 2012

Y de repente, Reyes

La frase «vender para crecer» perdió su significado en el Sevilla hace tiempo. Ahora se compra y se vende, se vende y se compra, buscando un equilibrio financiero (¿?) por encima de objetivos deportivos. En medio de tanto baile de millones ha aparecido para el sevillismo una última esperanza llamada José Antonio Reyes. Menuda paradoja, teniendo en cuenta que fue el utrerano quien dio sentido a la filosofía «delnidista» con su millonario traspaso al Arsenal y, sobre todo, cuando el director deportivo ha invertido el último lustro casi 150 millones de euros en fichajes acudiendo a todos los mercados y el empobrecimiento ha ido a más.
Y después de todo, quizá no sea tarde para enmendar la temporada, tras constatar en el derbi la mejoría futbolística de los anteriores encuentros, apoyado en el vertical fútbol de Reyes, y aprovechando que la Liga de «mierda», como la denomina Del Nido, permite corregir errores. Otra paradoja cuando ha sido su gran guerra contra Real Madrid y Barcelona.
No obstante, el balance de la primera vuelta continúa siendo deprimente. Marcelino no mejora a Manzano, que contaba también con 26 puntos a estas alturas pero seguía vivo en Europa y en la Copa. Mantener ese listón en la Liga, por pobre que sea, le permite al equipo nervionense estar a menos de la mitad de distancia del cuarto («Champions) que hace doce meses, cuando el Villarreal (39 puntos) y el Valencia (37) ya se habían disparado en la clasificación. Desde la mitad de la tabla toca remontar... si mejora en la suerte del gol, claro.

19 de enero de 2012

Otro signo de debilidad, el blindaje de Monchi

Cinco años. Nada más y nada menos. El club anunció ayer la renovación de Monchi. Es el premio a la fidelidad a Del Nido, a besar por donde pisa. El ex portero suplente y ex delegado ya  no supedita su futuro en la entidad al presidente condenado. Lo importante ahora es blindar a los fieles "supermagníficos", dificultar el nacimiento de un  nuevo Sevilla para que parezca que detrás de ellos no hay nada. Nada dice el club sobre sus emolumentos, si suben o bajan, y tampoco de la existencia de cláusulas específicas sobre un posible finiquito. Desde 2000, el consejero y chirigotero ha fichado de todo. Construyó -él solo no, desde luego- el mejor Sevilla y también lo ha destruido con las últimas penosas planificaciones deportivas. En los cinco últimos años ha gastado 150 millones de euros en fichajes y la calidad de la plantilla -no los sueldos que se pagan, eso no- deja mucho que desear. La preocupación es vender, vender y comprar, que haya mucho movimiento de dinero. ¿Por qué será? El sevillismo le estará eternamente agradecido, pero los ciclos acaban para todos. En caso contrario, Kanouté no dejaría jamás de jugar al fútbol y algún día lo tendrá que hacer.

8 de noviembre de 2011

¿Monchi a la RFEF?

Radio Sevilla acaba de desvelar que Monchi tiene una oferta de la Federación Española de Fútbol para cubrir el cargo que ha dejado vacante Fernando Hierro. El subdirector general deportivo, director deportivo y consejero del Sevilla termina contrato el 30 de junio y ni él ni Del Nido han anunciado cuáles son sus planes de futuro, seguramente vinculados a cómo afecte al presidente la sentencia por el "caso Minutas".  Monchi ha demostrado no estar muy cómodo ante la crítica cuando han aparecido las vacas flacas y en un cargo tan cómodo, además, ganaría más dinero que en Nervión, ya que "en la Liga hay 14 directores deportivos que ganan más". Veremos adónde le lleva su sevillismo. Quizá la Federación no le permita dedicarse a las chirigotas y tenga que decir "no".

18 de septiembre de 2011

Monchi se pone en el mercado: "Me quedan diez meses de contrato"

En una entrevista en los medios oficiales, el actual director deportivo del Sevilla no asegura la continuidad en el club la próxima temporada. "Me quedan diez meses de contrato", señala el de San Fernando, que explica que cuando Del Nido le propuso "mejorar" el contrato en 2007 pidió que éste tuviera fecha de caducidad. "Pedí que dejara de ser indefinido y hacerlo caduco cada cinco años, porque era el tiempo, a priori, que estaría el presidente en el cargo. Pero ese tiempo se está prorrogando. Yo termino a final de temporada (...) Si me fuera mañana, hoy a las doce de la noche trabajaría como el que más".

6 de junio de 2011

Monchi: "El entrenador más cómodo de los últimos años fue Juande Ramos"

Como se presumía, la de Monchi fue una "plácida" aparición en los medios oficiales, como diría Del Nido. La obsesión por la Prensa alcanza incluso a José María Cruz, que puso en bandeja al director deportivo lo que quería éste decir, siendo él, un invitado, el primero en preguntarle al director deportivo. "El entrenador más cómodo de los últimos años fue Juande Ramos; ni pedía ni demandaba, se limitaba a ganar partidos", respondió al ser cuestionado sobre la tipología de técnico contratado en las últimas campañas: Jiménez, Álvarez y Manzano. Y es que Monchi tiene la modesta opinión de "ofrecer a los entrenadores más de lo que nos piden".  Monchi, en cambio, no dudó en calificar a Marcelino como una persona "metódica y rigurosa", recordando que "la infraestructura del Sevilla es distinta a la de otros clubes a los que ha entrenado". Tiempo.