Mostrando entradas con la etiqueta Emery. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Emery. Mostrar todas las entradas

25 de junio de 2013

El contrato de Emery incluye cláusula de renovación por objetivo

Del Nido desveló anoche que el contrato de Unai Emery incluye una opción de renovación automática por un tercer año en función de objetivos, pero también que se introdujeron cláusulas de rescisión por ambas partes "por si no se está a gusto". "Unai tiene la ilusión, la capacidad y la ambición que queremos en esta casa", sentenció el presidente. No concretó a partir de qué clasificación final tendría garantizado un tercer año en la entidad. 

18 de junio de 2013

Requena, nuevo preparador físico de Emery

Bernardo Requena, un profesional que ya estuvo en el Sevilla en la época de Joaquín Caparrós, será el nuevo preparador físico del primer equipo sevillista la próxima temporada, según avanza Diario de Sevilla. 

18 de febrero de 2013

¿Salvará Emery a Monchi?

En condiciones normales ya habría sido despedido. Sin contemplaciones. Ese especial vínculo con el presidente, en cambio, le ha dado varias vidas extra en el Sevilla. Sí, inexplicable para mí. El mejor director deportivo de la historia del club ha rozado también lo ridículo, más de una y de dos veces. Sus últimas planificaciones son horrendas. Porque planificar no sólo es dar bajas y fichar, es hacerlo con cabeza y ha habido errores groseros que han costado muchos millones. Resulta, sin embargo, con toda la carga crítica anterior, que haciendo un análisis de los fichajes de esta temporada, lo que va de ella, el porcentaje de acierto no es malo. Todo lo contrario. Eso sí, todo queda en entredicho porque la primera elección fue nefasta: Míchel. Su renovación duele aún sólo con recordarla. Luego, llegó Diego López. Mejor o peor considerado en verano, hay que reconocer el acierto con su sustituto: Beto. Encima, el portugués se puede quedar en Nervión por cuatro veces menos de lo que costó el gallego. Operación redonda.
Rabello casi sin jugar con el primer equipo ha doblado su valor. Costó 500.000 euros y según Transfermarkt, la web referencia de valoración de futbolistas, tiene hoy un precio de un millón. Se ha revalorizado en el sudamericano sub 20 hasta el punto de despertar el interés de clubes italianos. Tiene 18 años y, aunque ahora le tape Stevanovic (otro error de planificación), su futuro es esperanzador. Maduro llegó libre. No costó un duro y, aunque es discutible su rendimiento, la web mencionada anteriormente lo cifra en 3 millones (para mí no los vale ni de lejos). Kondogbia tiene 20 años y va a más cada jornada. Costó 3 millones, de los que el Sevilla paga 1,5 millones a partir de 2015, y su precio asciende ya a 5 "kilos". Cicinho también ha doblado su valor, 4 millones, y su rendimiento ha sido de lo más destacado. Botía, seis millones, y Stevanovic, dos millones, no entran en la consideración de aciertos, desde luego por ahora, pero el mercado dice que también valen más de lo que costaron. Conclusión: si Emery obra el milagro el miércoles 27, Monchi seguirá siendo un fenómeno. Sobre todo por apostar por el vasco y a pesar de aficionados como yo, que no tenemos ni zorra idea de todo esto y sólo recordamos al Sevilla grande, al incomparable Sevilla de Juande Ramos, claro. A ver si al final Doyen no es tan malo... (yo creo que sí lo es).    

14 de enero de 2013

Otra buena noticia en Valencia: la puntilla para Míchel (2-0)

No pierdo el optimismo, al contrario. La derrota en Valencia ha servido para que el Betis tenga otro enemigo en la lucha por los puestos europeos y, lo más importante, acerque el ansiado adiós de Míchel. Un error garrafal de Del Nido, su renovación, que va camino de corregirse. Ahora bien, si el recambio es Unai Emery, al que el Sevilla ya trató de fichar en varias ocasiones o al menos estuvo en la terna de candidatos, vamos a adaptarnos todos a ese reciclaje anunciado. Unión y resultadismo. Es el mejor consejo en estos tiempos. Por cierto, el presidente ha elegido un discurso que muchos aguardaban desde hace meses: humildad y no ir más allá del siguiente partido. ¡Aleluya! No esperemos milagros, Emery es un currante del fútbol. Un híbrido entre Jiménez y Caparrós. A mi juicio, lo que hace falta. A ver si se concreta.