2 de noviembre de 2014

Carpe diem Sevilla

Podría hacer una lista de las cosas que me han disgustado del partido de hoy, pero no lo voy a hacer. Muchos pensarán que volvemos a lo de siempre, a dejar escapar ocasiones únicas. Y sí, está lo era. Pero quizá por el transcurrir del partido o porque sé que el equipo tiene sus limitaciones o porque el Athletic también defendió como si le fuese la vida, no me cabreó tanto el resultado. Supongo que influiría bastante que no aprecié nada de indolencia. Al contrario, con o sin acierto, todo el equipo peleó de principio a fin. No hubo manera. Habría sido muy bonito ver al Sevilla primero en la jornada diez, solo por ver cómo ciertos informativos tenían que cambiar la escaleta. No pudo ser, pero yo ya estoy deseando que llegue el jueves...

No hay comentarios:

Publicar un comentario