1 de agosto de 2012

Sevilla Fútbol Gil y Gil

Hoy es 1 de agosto. Quedan poco más de dos semanas para que arranque la Liga. Las perspectivas deportivas no son para tirar cohetes. La planificación no permite garantizar gran cosa. Sigue el mismo entrenador, la defensa continúa sin un líder y arriba Kanouté ha dejado un hueco demasiado grande que, para colmo, el club no pretende cubrir. Todo sigue más o menos igual (soy así de pesimista, lo siento) y desde el plano económico la situación es inquietante porque no se ha recaudado nada por traspasos y sí se han invertido ya 7 millones en fichajes. No auguro un cambio significativo respecto al año pasado y, de verdad, deseo equivocarme. A muchos les basta (y lo entiendo).
En el plano institucional, en cambio, aún tengo una esperanza. Quedan cinco meses para la próxima junta de accionistas. Hasta entonces tiene el sevillismo para demostrar si está realmente vivo o se conforma con ser el Sevilla Fútbol Gil y Gil Marín. Porque aunque se habla de "loperización", el proceso que está teniendo lugar en Nervión, y lo teníamos delante de las narices, va encaminado a convertir el club en otro Atlético de Madrid, que es el modelo que sigue Del Nido. Es una opción, válida y respetable, pero a la que hay que decir "sí" para no tener luego remordimientos.
Los actuales miembros del consejo de administración cesarán en sus cargos, por imperativo estatutario, en la próxima junta general que se celebre a final de este año (fueron elegidos en la junta general extraordinaria celebrada el 20 de Diciembre de 2006 y por tanto cumplirán su mandato estatutario de seis años -Art. 22 de los Estatutos-). Este dato ha sido ofrecido por la Asociación de Pequeños Accionistas, desde donde se pretendía, desde la reunión que celebraron el 28 de diciembre del pasado año para analizar la situación del Sevilla FC., SAD, tras la Sentencia nº 660/2011 de la Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Málaga (Caso Minutas), concertar una reunión con el presidente para instarle a que convocara, una vez finalizada la temporada e incluso coincidiendo con la Ordinaria de diciembre, una Junta Extraordinaria, donde pusiera su cargo a disposición de los accionistas para su ratificación o cese. La reunión no será necesaria porque legalmente esa junta extraordinaria es obligatoria, pero el posicionamiento del accionariado (ya sabemos que Sevillistas de Nervión tiene el control) puede cambiar la historia de los acontecimientos y abrir una vía a otro Sevilla.
El sevillismo debe adoptar una postura ante la más que probable presentación de una candidatura de consejo de administración encabezada por José María Del Nido, el que ha sido el mejor presidente de la historia del Sevilla. Aunque quién sabe si de aquí a ese momento no surge una alternativa. ¿Por qué no? Depende del Sevilla que queramos o con el que nos conformamos para el futuro, sin vivir eternamente del pasado. Kanouté ya no está y nadie lo va a olvidar, ¿verdad?

1 comentario:

  1. Hoy estoy totalmente de acuerdo contigo. En lo deportivo, la única esperanza que tenemos es lo que nos están vendiendo: que la plantilla ha cambiado de actitud y que jugadores que se suponen que son buenos, pero que no lo han demostrado, van a empezar a hacerlo. Ojalá.

    Y en lo institucional, al club le vendría de perlas que hubiese una alternativa con respaldo y que fuese de confianza. Una verdadera alternativa. Que la directiva cambiase antes de que todo se viciase demasiado (camino de ello va, si la cosa no cambia mucho). No basta con pedir cabezas, es necesario contar con alguien que sustituya. Que no nos pase a nosotros como le está pasando al Málaga, que por vender acciones a cualquiera, llegue alguien que no sienta los colores y nos la forme.

    Un saludo.

    ResponderEliminar