23 de enero de 2012

Y de repente, Reyes

La frase «vender para crecer» perdió su significado en el Sevilla hace tiempo. Ahora se compra y se vende, se vende y se compra, buscando un equilibrio financiero (¿?) por encima de objetivos deportivos. En medio de tanto baile de millones ha aparecido para el sevillismo una última esperanza llamada José Antonio Reyes. Menuda paradoja, teniendo en cuenta que fue el utrerano quien dio sentido a la filosofía «delnidista» con su millonario traspaso al Arsenal y, sobre todo, cuando el director deportivo ha invertido el último lustro casi 150 millones de euros en fichajes acudiendo a todos los mercados y el empobrecimiento ha ido a más.
Y después de todo, quizá no sea tarde para enmendar la temporada, tras constatar en el derbi la mejoría futbolística de los anteriores encuentros, apoyado en el vertical fútbol de Reyes, y aprovechando que la Liga de «mierda», como la denomina Del Nido, permite corregir errores. Otra paradoja cuando ha sido su gran guerra contra Real Madrid y Barcelona.
No obstante, el balance de la primera vuelta continúa siendo deprimente. Marcelino no mejora a Manzano, que contaba también con 26 puntos a estas alturas pero seguía vivo en Europa y en la Copa. Mantener ese listón en la Liga, por pobre que sea, le permite al equipo nervionense estar a menos de la mitad de distancia del cuarto («Champions) que hace doce meses, cuando el Villarreal (39 puntos) y el Valencia (37) ya se habían disparado en la clasificación. Desde la mitad de la tabla toca remontar... si mejora en la suerte del gol, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario