2 de noviembre de 2014

Carpe diem Sevilla

Podría hacer una lista de las cosas que me han disgustado del partido de hoy, pero no lo voy a hacer. Muchos pensarán que volvemos a lo de siempre, a dejar escapar ocasiones únicas. Y sí, está lo era. Pero quizá por el transcurrir del partido o porque sé que el equipo tiene sus limitaciones o porque el Athletic también defendió como si le fuese la vida, no me cabreó tanto el resultado. Supongo que influiría bastante que no aprecié nada de indolencia. Al contrario, con o sin acierto, todo el equipo peleó de principio a fin. No hubo manera. Habría sido muy bonito ver al Sevilla primero en la jornada diez, solo por ver cómo ciertos informativos tenían que cambiar la escaleta. No pudo ser, pero yo ya estoy deseando que llegue el jueves...

29 de octubre de 2014

Se toman en serio la Copa (1-6)

Había dudas, pero se disiparon pronto. Los suplentes se tomaron el partido en Sabadell muy en serio desde el primer minuto. La lección recibida por el Racing el curso pasado estaba aprendida. La Copa del Rey abre un camino muy bonito y muchos saben que pueden tener los minutos que se les resiste en la Liga. A diferencia de Lieja, ayer sí hubo rendimiento de ese segundo bloque. Hubo toque, velocidad y también acierto. El rival compitió hasta que llegó el gol de Kolo, fruto de la pizarra de Emery en un córner, con participación de Fernando Navarro, otro defensa. Luego, el equipo se soltó y las ganas de Reyes y, sobre todo, el trabajo y, por qué no decirlo, la calidad de Aleix Vidal hicieron estragos en la defensa local. El golazo de Iago Aspas antes del descanso, con un difícil derechazo, viene a contradecir a quienes vemos muy poco recorrido al delantero gallego en el Sevilla. Acabó firmando un hat-tick.
Era lógico que Emery introdujera cambios en el once, pero es que volvió a alinear un equipo distinto al de la Liga. Sólo repitió Denis Suárez y coincidían hasta seis fichajes (Kolo, Arribas, Banega, Denis, Aleix Vidal y Aspas) y un futbolista como Cristóforo que llevaba siete meses inactivo. Todo el bloque respondió. La primera media hora de la segunda parte fue un divertimento total, hasta ponerse 0-5 con goles de Aspas, Gameiro y Reyes, que jugó como quiso. Luego, fruto de la relajación llegó el 1-5, pero para acabar con buen sabor de boca llegó un segundo penalti que permitió a Aspas quedarse con el balón del encuentro. Los deberes hechos. Lo que se exigía. 

27 de octubre de 2014

Emerysta

Me gusta Emery. Ya me gustaba cuando aparecía en esa terna de entrenadores que manejaba Monchi para suplir a Jiménez. Todos los entrenadores tienen su guasa. Hasta Juande Ramos, el sabio para muchos. La de Unai es soportable. No sólo ha vuelto a hacer al Sevilla campeón cuando recuperar al Sevilla de los títulos parecía imposible, algo que ya es para elevarlo a los altares, es que hace creer que hay mimbres en la plantilla para más. Eso, que en realidad le perjudica, no es fácil decirlo cuando el equipo suma 22 de 27 puntos posibles. Además, su forma de ser encaja en Nervión. Ya es raro que un vasco lo haga, pero es mi impresión: un jartible del fútbol, un tío joven, que habla por los codos con esa media lengua que tiene, que admite sus errores, sus dudas y que es capaz, no lo olvidemos, de decir "no" al Milan para quedarse cuando todo el que triunfa aquí tiene los días contados. Parece una tontería dicho así, de pasada, pero esto es poco frecuente en el fútbol. Y encima tiene esa chispa de buena suerte necesaria. Evidentemente, algún día los piropos se tornarán en críticas y llegará el momento en que tenga que salir del club, como todo entrenador. Emery, en cualquier caso, ya ha dejado su huella en el Sevilla. Muchos recordarán entonces sus meteduras de pata. Seguro. Partidos y decisiones contra corriente, su tardanza en realizar los cambios, alineaciones y planteamientos difíciles de entender... Sea como fuere, su figura está en las antípodas de Marcelino García Toral, un entrenador decepcionante a más no poder en su paso por el club. ¿Qué le debe el sevillismo a este tío, que trató de arrastrar la imagen de Palop y Kanouté en el final de sus carreras con sus filtraciones a la prensa? ¿Qué le debe el sevillismo a un trabajador que no cumplió con sus objetivos y tuvo que ser cesado? Hoy, no tengo ni un buen recuerdo de este señor. Bueno, sí. Su cara tras la remontada de ayer, después de la carrerita del cero a uno. Esa es la huella que ha dejado. La explosión de júbilo de Emery en Mestalla, digan lo que digan, no es comparable en un novena jornada de Liga como la que estaba en juego ayer. Así lo creo. Y aunque los insultos no se puedan justificar, el fútbol es así aquí y en Pekín. 

26 de octubre de 2014

La flor de Emery le hace colíder (2-1)

Como más gusta, sí. Ganó el colíder de Primera división tras nueve jornadas. Lo hizo remontando en apenas tres minutos, al final, muy al final. Antes pasaron muchas cosas en un partido intenso, poco brillante, sin ocasiones claras y que se decantó por un penalti fruto de la insistencia de un correcaminos llamado Tremoulinas. Dicen que nunca se rinde... Pues eso, otra vez. Y todo a pesar del planteamiento de Emery y de su escasa capacidad para variar desde la pizarra el transcurrir del partido, porque el gol del Villarreal se vio venir desde lejos y lo que pasó después fue fruto de esa comunión que existe entre equipo y afición. 
¿No era más lógico jugar con dos delanteros en Lieja que ante el Villarreal? Unai, al que valoro pese a sus cagadas, no deja nunca de sorprendernos. Pues resulta que se planta ante un equipo de mucho más toque con su pareja goleadora en vez de reforzar el centro del campo. El resultado era previsible: más velocidad que control del juego, menos posesión y cierto desequilibrio, con Mbia especialmente impreciso y con Beto como protagonista para evitar el cero a uno antes del descanso. En realidad, un partido parecido al del Valencia. Otro igual ante el que no se mostraba superior en prácticamente nada. Para más inri, ni Gameiro ni sobre todo Bacca aparecieron en posiciones de remate. El colombiano, pese a sus goles, no está acertado en casi nada de lo que intenta.  Pero tampoco era el día de Denis Suárez. Quizá sea que ante rivales más potentes todo es más difícil. Y claro, no admitir errores, no saber rectificar se acaba pagando. Llegó el gol del Villarreal y poco más se puede decir salvo que no fue injusto, la verdad. Un rebote permitió a Suárez empatar a falta de dos minutos para que se cumpliese el tiempo reglamentario y con Nervión empujando llegó el éxtasis con el penalti convertido por Bacca. 22 puntos, a tres de los que sumó el Betis en toda la Liga pasada pero en sólo nueve jornadas, y el mejor arranque liguero de la historia del club. Enhorabuena a todos los sevillistas colíderes, al menos hasta el próximo fin de semana en el nuevo San Mamés.


23 de octubre de 2014

El petardazo, más cerca jugando así (0-0)


Un punto, se puede considerar un buen resultado. La racha sin perder se prolonga, pero jugando como hoy el petardazo no tardará en llegar. Hay partidos que exigen algo más. Éste era uno de ellos. Es difícil cuestionar un sistema que funciona, por eso hay que fijarse en los jugadores. El técnico había pedido un paso al frente de ciertos jugadores y, con muchos cambios, ese paso no lo han dado. Es cierto que hubo un intercambio de ocasiones, más incluso de los sevillistas, pero la realidad es que el Sevilla está registrando más puntos que juego...